GEOLOGÍA del municipio de Adamuz



La zona septentrional del término de Adamuz se extiende por Sierra Morena, y depara hermosos y agrestes paisajes, al suroeste del término existe olivar marginal, monte bajo y bosque mediterráneo se suceden en un paisaje amenizado por arroyos y agrestes cortados.

De manera general, el sustrato de la villa es del tipo de inseptisoles, es decir, suelo en el que se desarrolla una agricultura productiva, salvo porque les falte humedad. En general son suelos de pH neutro o ligeramente ácido y pobres en calcio. 

En las zonas con inclinación, la carencia de vegetación da lugar a problemas de erosión. El suelo de Adamuz es prominentemente de rocas metamórficas, y presenta una erosión elevada. 

En cuanto a la pendiente del terreno, oscila entre el 15 y el 30%, existiendo zonas con una pendiente mayor y que otras.

Su amplia superficie le confiere una cierta variedad en sus características físicas y paisajísticas. Desde un punto de vista físico, el término se extiende sobre un sustrato de materiales muy antiguos: devónicos y carboníferos (Era Primaria) y triásicos (Era Secundaria), aunque el emplazamiento concreto de la villa, situada al sureste del término, se efectúa sobre materiales más recientes: mioceno (Era Terciaria). También se encuentran pequeñas terrazas cuaternarias en la ribera del Guadalquivir. Tales características geológicas han originado un relieve de penillanura, con una altitud media de 238 metros que va aumentando de sureste a noroeste donde se encuentra la cota de nivel más elevada del municipio con 728 metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada